febrero 25, 2008

Los mecanismos de un miserable

Un viejo con aspecto afligido, sentado junto a mí en la terminal, me pide 25 centavos para hablar por teléfono. Mi mentira es un acto reflejo: -lo siento, no tengo-.
Enseguida me arrepiento; pero comprendo que la infame maquinaria ya se ha puesto en marcha, y no sé cómo detenerla.

4 comentarios:

Subjuntivo dijo...

Sr. K, permítame que le usurpe el post para comentar:


En principio, gracias a todos una vez más por participar, y por hacer la publicidad que han hecho (si la han hecho; y si no no hay problema, irán con Belcebú)

De paso, un pedido: aunque es cierto que en el fondo somos pocos y nos conocemos mucho... manden sus links en los mails, junto a las minisagas, si no tengo que volverme chango buscando la correcta dirección de sus blogs.

Sigan trabajando los que lo han hecho, empíezon los más remolones, y salgan de aquí los herejes y pecadores.


Les saluda afectuosamente,
S.

Mondoke! dijo...

Creo que a todos nos pasó lo del personaje... acto reflejo es mentir, acto reflejo es no creer, triste, no?

donnie dijo...

Incroyable cuento.
Otro más peleando el primer puesto del blog.

Cecilia dijo...

Qué bueno que está este blog y la propuesta de Subjuntivo!

Que interesante!

Me encantó su minisaga, Sr. K. Muy K por cierto!!

Los sigo leyendo!

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.