marzo 26, 2008

El principio del humo

Primero abre el envoltorio, saca uno, se lo lleva a los labios. Después, acerca un fósforo encendido a la punta. Aspira, con la mirada fija en la labor, y el cigarrillo está prendido. Mientras el mareo le revuelve el estómago y atonta los sentidos, piensa, así que esto es fumar.

4 comentarios:

Señor K. dijo...

Mejor ni probar.

Fodor Lobson dijo...

liked it

montevideana dijo...

a mí me gusta. fumar, digo.

Romau dijo...

Con eso de mareo y sentidos atontados, me parece que no lo sacó de un paquete, yo creo que lo armó artesanalmente, como el Pity.

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.