septiembre 11, 2008

El adiós


Tenía los pies fríos y la imagen tibia de aquella piel recorriendo sus ojos agitaba el recuerdo entre sus sábanas. Ciega al sabor incoloro en el lado izquierdo de su cama. Aún así, le hablaba al silencio espantapájaros de su vigilia, insistía, aunque el vacío de la almohada no respondiera.


1 comentario:

Puercoespin dijo...

Adioses y vacíos. Me gustó.

Muy bueno!

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.