septiembre 21, 2008

Rosas Rococó Rosadas


Sentada frente al toillette con la cara lavada. Mirtha observa su rostro. Impío el espejo le muestra las arrugas, la carne fláccida, los ojos hundidos, el pelo ralo y seco, como una escoba usada.
Mirándose fijamente a los ojos, masculla entre dientes.
- Así que esta es mi cara. ¡Carajo, mierda!



3 comentarios:

Puercoespin dijo...

Me hiciste reír mucho!!!

Cassandra Cross dijo...

Buenísimo!!!

Mondoke! dijo...

Sensacional, realmente.
Y es una de esas situaciones que uno sabe que ocurren todos los días y despiertan la mayor curiosidad.
Pero siempre quedarán en el más profundo secreto...

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.