abril 15, 2009

Ensayo sobre la ceguera

Despertó. Prendió televisor, celular, computadora; abrió un libro, se aburrió y salió. Decepcionado dijo: "mi ojos no sirven".
En la plaza cruzó miradas con cierta chica, hablaron, ella lo invitó rápido a la casa. Por fin en la cama, con sus ojos (que recordó inútiles) cerrados, palpó un peligroso bulto.


2 comentarios:

Mondoke! dijo...

Vengo de leer a Poe en el bondi y debo confesar que esto me dio más miedo...
Moraleja: Si me viene la ceguera, ¡celibato por las dudas!

Juan Desorden dijo...

Nunca había considerado ESOS peligros de la ceguera. Juro no volver a hacerme el pistola evitando los anteojos.

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.