septiembre 11, 2009

In fraganti

Extasiado, mira la cabellera rubia, lacia. Baja la vista, las piernas tienen medias negras de red. El traje de mucamita le calza perfecto. Se descubre, avergonzado, acariciando los pechos tiesos del maniquí de la puerta del local de Salta y O´Brien, en Constitución, justo enfrente de la parada del 96.


2 comentarios:

GastonP dijo...

Muy bueno... Hasta da verguenza ajena.

Briandiska dijo...

bastante bueno!!

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.