noviembre 10, 2008

La partida

Los bufidos de los corceles resonaban en la noche. Ansiosos por partir, revolvían el polvo con sus cascos. A la orden del látigo se lanzaron al galope furioso. Un sonido unánime quebró el nexo que los mantenía unidos. Se oyó un grito ahogado. El cuerpo de la adúltera yacía desmembrado.


2 comentarios:

Laira Scible dijo...

Me gustó mucho esta minisaga, en especial, por el doble sentido del título.

Puercoespin dijo...

Coincido plenamente con el comentario anterior.

Muy bueno!!!

Muy bueno!!!!

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.