noviembre 30, 2008

Suplicio


“Come on baby light my fire”. Fue su último grito, pero nadie quiso escucharlo. Encerrada en su habitación, decidió que no habría más días de sol para ella. Su vida no pendía de un hilo, y sin embargo sentía que sus pulmones se vaciaban estrepitosamente. Panic attack. Life goes on.


3 comentarios:

e. r. dijo...

Hola! está muy lindo el cuento, pero al poner oir, la voz de mierda que lee es siniestra. no pega ni con cola! no podrían grabar su vos los propios excritores? saludos

Subjuntivo dijo...

Bueno, supongo que sí.
Este es el servicio que conozco, y que dentro de todo anda bien.

Si alguien sabe cómo hacer algo mejor, hable ahora.


Saludos,
S.

Puercoespin dijo...

A mí me causa mucha gracia escuchar mis minisagas con esa voz.

 


Minisagas está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Obras Derivadas 3.0 Unported.